Los colores cálidos,en general,dan energía y crean espacios más acogedores,mientras que los fríos tranquilizan y relajan.